Una de las últimas modas es ver series y películas de Netflix en forma de maratón, llevándonos a pasar los fines de semana en casa sin movernos de nuestras camas o sillones.

Cada vez que se estrena una serie en Netflix, algunas personas se enganchan tanto que suelen hacer maratón para ver todos los episodios disponibles o simplemente pasar una tarde divertida viendo las películas recientemente lanzadas en la plataforma de streaming. Pero cuidado porque este hábito podría afectar a tu salud.

Un reciente estudio realizado por el departamento de Ciencias del Comportamiento y Salud del University College de Londres (UCL), que fue publicado en la revista Scientific Reports, reveló que ver mucha televisión puede causar daños cognitivos en personas mayores de 50 años.

Según los investigadores, se encontró efectivos negativos en personas que dedicaban más de tres horas y media a ver televisión; y cómo sabemos al ver series y películas de Netflix invertimos mucho más que ese periodo de tiempo.

Pero ¿qué factores influyen en esta respuesta? Para la coautora del estudio, Daisy Fancourt, “ver televisión conduce a una mayor alerta, pero con un cerebro menos concentrado, de modo que resulta estresante, y el estrés también se asocia con deficiencias en la cognición”.

Los participantes de la investigación fueron evaluados en diversos periodos de tiempo; entre el 2008 y 2009 y en 2014 y 2015. Ellos respondieron sobre cuál era el tiempo que permanecían frente a la televisión durante el día y también participaron de pruebas de memoria visual y fluidez.

Fue así que se llegó a la conclusión que aquellas personas que sintonizaban contenido por más de tres horas, como se hace a la hora de ver series y películas en Netflix, afectaba su salud pues su memoria verbal disminuye entre 8 y 10%. Si el tiempo era menor, su deficiencia era solo del 4% y 5%.

Asimismo, se comprobó que los aficionados a las maratones tenían peor calidad del sueño y se sentían más fatigados al día siguiente que las personas que no disfrutaban de este tipo de ocio.

Fuente: La República / Perú