El Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el Gobierno de Uganda investigan si existe una conexión entre las enfermedades recientes de más de 250 personas reportadas en dos distritos en Karamoja, al norte del país, y un cereal distribuido por la organización para prevenir la desnutrición, según informa el PMA.

La agencia detalla que el pasado martes 12 de marzo el Ministerio de Salud recibió una alerta a través de sus equipos de vigilancia sobre sospechas de intoxicación alimentaria, por lo que comenzó las investigaciones que del 12 al 19 de marzo afectaba a unas 262 personas. También se han reportado informes no verificados de tres muertes que podrían guardar relación con la posible contaminación de este alimento enriquecido.

Los pacientes presentaron síntomas de confusión mental, vómitos, dolor de cabeza, fiebre alta y dolor abdominal y 252 de ellos fueron dados de alta después de recibir tratamiento en instalaciones de salud en Amudat y Napak. Dos de las muertes reportadas sucedieron el pasado 16 de marzo y el equipo de investigación del Gobierno se ha desplazado a las comunidades para verificar los decesos.

El personal ha tomado muestras de reservas de este cereal y del agua de las zonas afectadas, además de sangre, vómitos y orina de pacientes que se analizan en el Laboratorio Analítico de la Dirección del Gobierno y en el Laboratorio Central de Salud Pública, siempre según informa el PMA.

“Los equipos de investigación del Ministerio de Salud y los tecnólogos de alimentos del PMA permanecen en el lugar realizando actividades de vigilancia y cartografía epidemiológica para establecer los factores asociados y las posibles causas de esta enfermedad reciente”, informaba el PMA el pasado martes. Días antes, el viernes 15 de marzo, el PMA, en colaboración con el Gobierno, ordenó la suspensión inmediata de las distribuciones del cereal en Karamoja y los distritos de acogida de refugiados donde se distribuye como medida de precaución.

“El PMA está trabajando con las autoridades del distrito para recuperar todas las existencias del cereal de los centros de salud y las comunidades. Y se está realizando una campaña intensiva de comunicaciones que aconseja a las personas que no lo consuman”,  informa la agencia, que ha asegurado que ha proporcionado este cereal en Uganda durante más de 10 años y que se somete a todas las verificaciones de control de calidad antes de ser distribuido.

Fuente: El País