El consumo frecuente de bebidas azucaradas como sodas, bebidas deportivas y jugos está relacionado con un mayor riesgo de muerte prematura por enfermedad cardiovascular y, en menor medida, por cáncer, según una nueva investigación.

En comparación con las mujeres que tomaban bebidas azucaradas menos de una vez al mes, aquellas que consumían más de dos porciones al día, definidas como un vaso, una botella o una lata estándar, tenían un 63% más de riesgo de muerte prematura, según un estudio publicado este lunes en la revista Circulation. Los hombres que hicieron lo mismo tuvieron un aumento del 29% en el riesgo de muerte prematura.

Los que consumieron más de una bebida azucarada por mes pero menos de dos por día parecieron experimentar un efecto de dosis: cuanto más bebían, mayor era el riesgo. La asociación se debilitó, pero se mantuvo vigente cuando los investigadores ajustaron los factores del estilo de vida, incluidos los factores dietéticos y la actividad física, la demografía y los antecedentes familiares de diabetes tipo 2.

“Se han realizado estudios previos que han demostrado vínculos sólidos y consistentes entre el consumo de bebidas endulzadas y el aumento de peso, la diabetes tipo 2, así como otras afecciones cardiometabólicas como las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares”, señaló el autor principal del estudio, Vasanti Malik, que es científico y profesor adjunto en el Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública en la T.H. Chan School de Harvard. El siguiente paso, explica Malik, fue examinar cómo se relacionan las bebidas azucaradas con el riesgo de muerte prematura.

Los investigadores utilizaron datos de 37.716 hombres estadounidenses en el estudio de seguimiento de profesionales de la salud, que comenzó en 1986, y 80.647 mujeres estadounidenses en el Estudio de Salud de Enfermeras, que comenzó en 1976. Los resultados son una instantánea de la mitad del camino de los estudios en 1994.

La principal causa de muerte prematura en la nueva investigación fue la enfermedad cardiovascular, seguida del cáncer, principalmente de colon y mama, según el estudio.

En general, se encontró que el consumo de bebidas azucaradas aumentaba el riesgo de muerte prematura por enfermedad cardiovascular en un 31% y por cáncer en un 18% cuando el grupo que bebía más de dos por día se comparaba con los que tenían menos de uno por mes.

Se encontró que la sustitución de una bebida azucarada por día con una endulzada artificialmente reduce el riesgo de muerte prematura, pero beber cuatro o más bebidas endulzadas artificialmente aumenta el riesgo de muerte prematura por enfermedad cardiovascular en las mujeres. No se observó el mismo efecto en los hombres y no se observó el riesgo de morir de cáncer.

Un estudio similar publicado el mes pasado basado en Women’s Health Initiative, un estudio nacional a largo plazo, encontró una asociación entre el consumo de dos o más bebidas endulzadas artificialmente por día y un aumento en el riesgo de accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos y muertes prematuras en mujeres más de 50 años. Esta evidencia deja en claro que los consumidores deberían esforzarse por reducir su consumo.

Fuente: CNN Español