Este jueves 28 de junio, la Universidad San Francisco de Quito, (USFQ) y Corporación GPF fueron certificadas por el Ministerio de Salud Pública como Instituciones Amigas de la Lactancia; un reconocimiento que tiene como fin incentivar a entidades públicas y privadas para que creen espacios adecuados para la extracción y conservación de leche materna durante la jornada laboral o de estudio.

Los lactarios permiten que las madres en período de lactancia, durante su jornada laboral o académica, puedan extraer leche materna para sus bebés, y de esta manera contribuir a su adecuado crecimiento y desarrollo, así como fomentar una sociedad más equitativa y justa.

“No es un tema de comodidad, es un tema de garantizar dignidad para que las mujeres tengamos espacios adecuados que nos permitan extraer la leche y además cumplir nuestros retos de vida como madres, profesionales y cumplir con nuestro rol en la sociedad,” señaló la ministra de Salud, Verónica Espinosa, durante la entrega de los reconocimientos a las dos instituciones.

Destacó que desde su experiencia personal puede dar fe de la importancia que tienen espacios como estos y desde la perspectiva institucional hay que valorar los lactarios porque pueden cambiar las prácticas de lactancia en el país y beneficiar el futuro de los niños.

Con el reconocimiento a estas dos instituciones, hasta el momento suman 18 las instituciones que promueven desde el 2017 la leche materna como el único alimento para niños menores de seis meses y que forma parte de la alimentación complementaria en niños menores de dos años.

La leche materna es segura y contiene anticuerpos que ayudan a proteger a los bebés de las enfermedades infantiles comunes como la diarrea y la neumonía, que constituyen las principales causas de mortalidad infantil en el mundo.

Es fácilmente disponible y asequible, lo que ayuda a asegurar que los niños accedan a una nutrición adecuada e impacta positivamente en la salud de las personas durante toda su vida, al reducir el riesgo de tener sobrepeso, obesidad o diabetes tipo II en la adolescencia y adultez, así como mejorar el rendimiento escolar y profesional.

Fuente: MSP