Las pacientes con cáncer de mama pueden tener una mayor posibilidad de sobrevivir cuando siguen una dieta baja en grasas y rica en frutas, verduras y granos integrales, reveló un estudio hecho por la iniciativa de Salud de la Mujer (WHI). 

En México, muere una mujer cada dos horas a causa de este padecimiento y el 90 por ciento de los casos son detectados en las etapas terminales III y IV, con 36 y 5 por ciento, respectivamente, de posibilidades de sobrevivencia, de acuerdo al Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva, y si a esto se suman los malos hábitos alimenticios y el alto consumo de azúcares y grasas, el panorama se vuelve sombrío. 

Por ello resulta importante que médicos recomienden a sus pacientes acudir al nutriólogo, elegir alimentos saludables, evitar productos industrializados, ingerir agua en lugar de bebidas carbonatadas y azucaradas y practicar alguna actividad física, además de moderar el consumo de alcohol que produce calorías que luego se transforman en grasa.

Cifras de la Encuesta Nacional  de Salud y Nutrición han demostrado que ha habido un aumento en la obesidad en mujeres adultas, ya que en 2012 se tenía una prevalencia de 70.5  que pasó casi al 73 por ciento

La investigación

El estudio de la WHI analizó durante 10 años a 19 mil 541 mujeres para limitar su consumo de grasas al 20 por ciento. Incluyeron datos de un grupo control de 29 mil 294 mujeres que no modificaron sus dietas. Se reveló que 82 por ciento de los pacientes con cáncer de mama con dieta baja en grasa seguían con vida, en el grupo de control el resultado fue menor: 78 por ciento.

Para las mujeres con una dieta baja en grasas que desarrollaron cáncer de mama, esto se tradujo en un 22 por ciento menos de riesgo de muerte durante el estudio. Hace décadas, la comparación de las diferencias de país a país en el consumo de grasas descubrió que los países con mayor ingesta de grasas como Estados Unidos y México tenían mayor mortalidad por cáncer de mama.

Fuente: Saludiario