El pasado 5 de junio, el Secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo anunció la creación de un grupo especial denominado Fuerza de Tarea para coordinar el tema de los incidentes de salud que según dicho funcionario fueron reportados por diplomáticos y familiares estadounidenses estacionados en Cuba y en China.

Pompeo ha afirmado en un comunicado que no existe una causa común para todos los casos reportados y que el equipo se dispuso «para coordinar una respuesta ante los inexplicables incidentes» y que «La naturaleza precisa de las lesiones sufridas por los funcionarios afectados aún no ha sido establecida», informó Europa Press.

Según el diario The New York Times y la agencia noticiosa AP se han reportado un número indeterminado de diplomáticos estadounidenses supuestamente afectados en China, lo cual ha sido confirmado por Heather Nauert, vocera del Departamento de Estado.

Por su parte, el Washington Post y AP afirmaron que la vocera de la cancillería china, Hua Chunying, dijo que «China y autoridades relevantes condujeron una investigación y ofrecieron reportes a los Estados Unidos»  y que esta agregó «no hemos encontrado la causa o los indicios que conducirían a la situación mencionada por los Estados Unidos».

«Con respecto a los informes más recientes, EEUU no ha contactado con China, que yo sepa, nos hemos enterado por The New York Times», dijo Hua refiriéndose a la supuesta evacuación de otros dos diplomáticos estadounidenses que trabajaban en el consulado de Guangzhou, reportó Sputnik.

La portavoz añadió que «si el problema realmente existe, EE. UU. podría dirigirse directamente a China», y aseguró: «Por nuestra parte, actuaremos de forma responsable para realizar la investigación correspondiente».

Fuente:juventudrebelde