La reciente emisión de una normativa que regula el peso de la mochila escolar motiva reuniones en establecimientos educativos para adoptar medidas que permitan su cumplimiento.

Gardenia Manyoma, rectora de la Academia Naval Guayaquil, señaló que en el encuentro ayer con los padres, estos indagaron cómo la institución haría para cumplir las directrices.

Habló de adquirir mobiliario para el almacenaje de textos y de realizar más trabajos escolares en clases para evitar llevar esos libros o cuadernos a casa.

El Ministerio de Educación emitió el viernes pasado una normativa respecto al peso de la mochila escolar, la cual establece que no debe ser mayor al 10 % del peso corporal de alumnos de preparatoria, elemental y media; y del 15 % del peso corporal en el caso de quienes cursen los subniveles básica superior y bachillerato.

Rectores y padres, además de traumatólogos, aprueban la norma, propuesta para precautelar la salud de educandos y así evitar “que sufran lesiones musculares y articulares en la espalda por exceso de peso”.

Catalina Cuesta, rectora de la Academia Naval Visión, señaló que los profesores están a cargo de archivadores en los que guardan libros de sus alumnos, de preferencia los más pesados. Indicó que si es necesario reducir más el peso de las mochilas tendrían que comprar anaqueles y demás mobiliario.

“A veces es el padre el que no atiende el horario y le mete cuadernos que no necesita (el niño). Nosotros pasamos pidiendo al papá que revise el horario, que lo tenga pegado en la refrigeradora”, comentó.

Martha Córdova, rectora de la Unidad Educativa Nueva Semilla, mencionó que la institución dispone en cada aula de anaqueles, archivadores y demás enseres para el almacenaje de libros y cuadernos.

Sostuvo que como institución de enseñanza bilingüe demandan de libros específicos y que ello generó la necesidad de mobiliario.

En tanto, padres que retiraron a sus niños de la escuela República de Costa Rica, al mediodía de ayer, señalaron que sí hay libros que se dejan en el plantel, pero que igual consideraban que a veces la cantidad de cuadernos generaba mucho peso.

“Esperamos la siguiente reunión de padres para hablar de esto (peso de la mochila)”, comentó una progenitora.

Isabel Álvarez, quien tiene dos hijos en ese plantel, opinó que sus niños no llevan peso excesivo en las mochilas.

Julia Miers, quien vive en Durán y cuyo hijo va a otro plantel, dijo que ha procurado que lleve menos peso para que no sufra dolores en la espalda.

En la normativa, el Ministerio expone que proporcionará gradualmente de mobiliario a instituciones fiscales y que mantendrá la provisión de herramientas digitales.

Dolor
Arturo Maya, traumatólogo que atiende en la Consulta Externa del Hospital Luis Vernaza, indicó que un alumno con sobrecarga en la mochila empieza a desarrollar procesos inflamatorios, con dolor en las vértebras, patología conocida como dorsalgia.

Relajantes musculares
Isaac Morales, traumatólogo del Hospital Francisco de Ycaza Bustamante, recomendó no colgar las mochilas ni centrar el peso en un solo hombro. Aconsejó la utilización de mochilas con ruedas.

Fuente: El Universo